[0206] • PÍO VII, 1800-1823 • DOCTRINA CATÓLICA SOBRE EL DIVORCIO

De la Instrucción Catholica nunc, del Santo Oficio, a los Prefectos de las Misiones de Martinica y Guadalupe (Antillas Francesas), 6 julio 1817

1817 07 06 0002

[2.–] Todo divorcio, entre cristianos todavía vivos, en cuanto supone la disolución del vínculo conyugal legítimamente contraído y confirmado, no es otra cosa que un grave atentado, si no contra el derecho natural (sobre lo cual disputan entre sí los escolásticos), sí, por lo menos, contra el derecho divino positivo escrito, como claramente enseña el S. Concilio de Trento (sess. 24, Doctr. de Sacr. Matr.[1]), y abundantemente demuestra Benedicto XIV en el De Synodo Dioec. lib. XIII, cap. 22, § 3 y siguientes[2]. Por lo cual, todo proyecto de ley, que afirme y disponga ese atentado, es por su propia naturaleza, inválido y nulo, es más violencia que ley (D. Th. 12, q. 46, a. 4), más propiamente es una corrupción de la ley, puesto que trata sobre una cuestión puramente sagrada por institución divina y por esta razón superior, y como tal, fuera del ámbito de cualquier potestad terrena: lo cual, por añadidura, contradice manifiestamente a la ley divina, ante la que debe inclinarse y ceder toda potestad humana; por lo cual antes que nada sucede que abusan de una autoridad que no tienen, no menos el legislador de quien procede esta corrupción, que el juez, que la sirve y la aplica a los casos particulares, y lleva a cabo su cumplimiento: lo que es lo mismo que pecar mortalmente, el primero por usurpación de potestad, y el otro por usurpación de juicio: (Leonard. Lessius De Iust. et Iur. Duben. Lib. 2, cap. 29, p. 288). Uno y otro cometen igualmente pecado de escándalo gravísimo, según el ejemplo de los fariseos, y “anulan el precepto de Dios en cuestiones de gran importancia, para seguir sus tradiciones” (Marc VII, 9; Mat XV, 3). Más aún, se dedican a sustituir la proposición divina: Lo que Dios ha unido, no lo separe el hombre[3], por el precepto contrario: “A los que el hombre ha separado, ni Dios, ni la Iglesia los vuelva a unir”, como se infiere del artículo 295 del código arriba citado. Por último a uno y otro se les considera partícipes de todas las funestas consecuencias que necesariamente fluyen de este criminal proyecto de ley.

[1]. [1563 11 11a/1-4].

[2]. [BSyn 2, 188ss].

[3]. [Mt. 19, 6; Mc. 10, 9].

[4]. [1563 11 11b/1].

[5]. [Ibidem].

[2.–] Divortium omne, dissolutionem coniugalis vinculi legitime contracti et confirmati, inter christianos adhuc viventes, importans, aliud non est quam ingens attentatio, sin contra ius naturale (de quo scholastici inter se disputant), ast profecto contra ius divinum positivum scriptum, sicuti perspicue S. Tridentinum Concilium ostendit (sess. 24, Doct. de Sacr. Matr.[1]), atque fuse evincit Benedictus XIV de Synodo Dioec. lib. XIII. cap. 22, § 3, et seqq.[2]. Quapropter legum latio omnis, talem confirmans, ac dirigens attentationem, irrita et nulla suapte natura est, violentia potius quam lex est (D. Th. 12, quaest. 46 a. 4) immo corruptio legis est, cum supra rem divina institutione mere sacram, adeoque superiorem, uti talem, et ab omni terrena potestate evadentem versetur: quae insuper manifesto divinae opponitur legi, cui omnis humana potestas flecti atque cedere debet; quo fit, ut non minus legislator, a quo huiusmodi corruptio procedit, quam iudex, qui eidem famulatur, eamque ad peculiares casus applicat, atque eius promovet executionem, rei auctoritatis praeter fas usurpatae primo existant: quod idem est, ac mortaliter peccare priorem quidem usurpatione potestatis, alterum vero usurpatione iudicii: (Leonard. Lessius de Iust. et Iur. Duben. Lib. 2, Cap. 29, p. 288). Uterque pariter gravissimi scandali noxam incurrit, dum pharisaeorum exemplo, atque “in re maioris longe momenti irritum faciunt praeceptum Dei, ut traditionem eorum servent.” (Marc VII, 9; Matth XV, 3). Immo id etiam sibi sumunt, ut divino effato: Quod Deus coniunxit homo non separet[3] contrarium substituant statutum: “Quos homo separavit, neque Deus, neque Ecclesia reconiungat” uti ab articulo 295 codicis superius citati habetur. Uterque denique exitiosorum omnium consectariorum particeps reperitur, quae ab huiusmodi nefaria legum latione necessario fluunt.

[1]. [1563 11 11a/1-4].

[2]. [BSyn 2, 188ss].

[3]. [Mt. 19, 6; Mc. 10, 9].

[4]. [1563 11 11b/1].

[5]. [Ibidem].

 

© Javier Escrivá-Ivars y Augusto Sarmiento. Universidad de Navarra. http://www.unav.es/matrimonioyfamilia